miércoles, 25 de agosto de 2010

Todo ganado, todo por ganar

Las vacaciones son tiempo para descansar y para hacer cosas que habitualmente no hacemos. Lo único malo es que se acaban.

El final de las vacaciones supone la vuelta a la cotidianidad del día a día. Una vuelta que no suele ilusionarnos salvo que represente el punto de partida de nuevos proyectos.

Algo parecido les pasa a algunos deportistas, sobre todo a los futbolistas, o al menos eso pensaba yo hasta hace unos días. Siempre se ha comentado que a medida que aumenta el palmarés de un futbolista disminuye su motivación (ilusión), aunque la excepción a esta regla no escrita la encontramos en el FCBarcelona.

Con la consecución del Mundial de Clubs, el Barça se convertía en el primer club en la historia del fútbol que conseguía los títulos de todas las competiciones (seis) en las que había participado. Unos meses después, ocho jugadores del FCBarcelona se proclamaban Campeones del Mundo en Sudáfrica.

El nuevo curso para el FCBarcelona empezaba con la primera competición oficial de la temporada. La Supercopa de España ante el Sevilla, un gran rival que había conseguido un excelente resultado (3-1) en el partido de ida.

Antes de empezar el partido de vuelta, me preguntaba sobre la motivación que podían tener los jugadores del Barça, a algunos de los cuales ya no les queda nada "nuevo" por ganar. No dudaba sobre la capacidad del equipo, tampoco había perdido la confianza en los jugadores, tan solo reflexionaba sobre si para los jugadores la vuelta al trabajo podía suponer también la vuelta a la cotidianidad del día a día.

A mediados de la primera parte ya me había quedado claro que aunque la mayoría de jugadores de este equipo lo han ganado todo, siguen teniendo una ilusión tremenda por ganarlo todo. Confían plenamente en sus capacidades y habilidades, están dispuestos a asumir nuevos retos y a luchar cada una de las oportunidades que tengan para conseguir éxitos. En definitiva, siguen teniendo una enorme ilusión por hacer bien su trabajo.

Hoy es el día en el que el FCBarcelona se presenta ante su público. El trofeo Joan Gamper es siempre un día especial donde a las ilusiones del equipo se unen las que nunca faltan, las de los socios y simpatizantes. Además, este año también se hará patente la ilusión de una nueva Junta Directiva decidida a hacer realidad el proyecto de Barça (programa electoral) más respaldado por los socios en la historia del club.

Renovar la ilusión por hacer bien el trabajo cotidiano o afrontar con ilusión el reto de llevar a cabo un nuevo proyecto son las dos mejores opciones que tenemos para afrontar la rentreé.

La cuestión es ¿hay alguna otra?

2 comentarios:

  1. MIÉRCOLES 25 DE AGOSTO DE 2010

    Benvingut! A la cotidianeidad, que en buena parte depende de nosotros que sea hagamos divertida, interesante, comprometida, ilusionada,fructífera, descansada, o lo que queramos ;-).

    Pienso en otra forma buena de hacer un rentreé: hacer bien el trabajo cotidiano y a través de él, motivar a otros a hacerlo bien también.

    Qué tal la ves?

    ResponderEliminar
  2. @Vero,

    Me parece una manera genial de afrontar la rentreé !!!

    La ilusión se contagia fácilmente a poco que la otra persona quiera claro.

    Gracias

    ResponderEliminar

Compartir

Bookmark and Share