miércoles, 20 de enero de 2010

No soy un blogger

El 14 de enero de 2009 arrancaba este blog.

Un año en el universo de la blogosfera no es mucho, es más bien poco. En este primer año el número de publicaciones tampoco ha sido muy alto (39 en total), pero en cualquier caso estoy contento, no solo de haber llegado hasta aquí sino sobretodo de como he ido recorriendo el camino.

No negaré que cuando empecé por mi interior circulaba ese gusanillo que esperaba algún día llegar a merecer la consideración de blogger, pero a lo largo del año la idea de como debía enfocar mi actividad ha ido cambiando hasta convertirse en lo que es actualmente, un espacio más de reflexión que de opinión.

Si de alguna manera tuviera que describir como veo mi relación con la blogosfera durante este año 2010 lo haría con una frase que he oído pronunciar varias veces a mi amiga @eba67: “tengo un blog, pero no soy un blogger”.

A mi entender, el calificativo de blogger corresponde a quien opina, recomienda, crítica, comenta o reflexiona sobre aspectos relacionados con la temática de su propio espacio en la red y lo hace frecuentemente. Un blogger es por tanto, alguien que enriquece a los demás actualizando el contenido de su blog con asiduidad, lo cual no es mi caso.

Es cierto también que la opinión, al igual que la recomendación, la crítica o el comentario, puede ser impulsiva y surgir de manera más espontánea que la reflexión, pero al igual que ésta, para ser realmente de interés para quien la lee requiere criterio y conocimiento del tema. De ello depende la reputación y credibilidad del blogger y es lo que diferencia a unos de otros.

La reflexión por su parte, es un proceso más lento que requiere la consulta de diversas fuentes de información, compartir puntos de vista, contrastar opiniones y pensar sobre la cuestión antes de poner por escrito las conclusiones. Mi intención es precisamente esa, que mis posts reflejen el resultado de mis reflexiones personales y profesionales y que inviten a quien los lea a seguir con ese proceso ya sea a nivel personal o públicamente a través de los comentarios.

Empieza 2010 y como ya expliqué en mi anterior post (el último de 2009) lo hace sin propósitos por mi parte pero con mucha ilusión y ganas de afrontar lo que vaya llegando tal como venga. Quien sabe si a lo mejor dentro de un año he de rectificar y empezar el año con un post titulado “Soy un blogger”. El tiempo dirá.

8 comentarios:

  1. Continua així Kim, fent-nos reflexionar, ja en tenim massa de gent que opina i critica gratuitament.
    Salut.

    ResponderEliminar
  2. Gràcies company !!!

    Encantat de veure't per aqui de nou.

    Salut
    kim

    ResponderEliminar
  3. Hola kim
    ¿sabes algo de CludConsulting?
    Yo tampoco soy blogger, soy de WordPress, jaja, fuera bromas comparto muchos puntos de tu reflexion, yo suelo decir que el blog me sirve de desahogo mental por no decir para comunicar mis pa.. mentales, bueno amigo salud para este año que lo demas esta jodio.

    Un abrazo virtual.

    ResponderEliminar
  4. Hola Quique,

    Muy bueno lo de Wordpress. Me ha gustado. El buen humor siempre es bien recibido.

    Yo me planteo el blog más como un ejercicio, aunque lo de menos es el nombre, lo importante es seguir con ello aunque sea esporádicamente.

    Gracias por pasarte por aquí y por dejar tu comentario.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me gusta tu reflexión Kim y comparto que utilizo mis blogs para esto, reflexionar, además de analizar, criticar, recomendar, pedir opinión u otros.
    Pero no creo que ser o no bloggero ( o wordpressero ;-) sea tanto una cuestión de asiduidad. Este es uno de los casos en que creo que la calidad es mucho más relevante que la cantidad. Y la espontaneidad y el hecho de disfrutar escribiendo, también hacen a la calidad.
    Varias veces tuve la presión de pensar: hace x tiempo que no escribo, debería hacerlo... . Y no me acabo de sentir cómoda.
    Por ahora ésta es mi fórmula y aunque a veces lucho conmigo misma, voy buscando el equilibrio de mi vida bloggera y las otras. ;-)

    ResponderEliminar
  6. Hola Vero,

    Estoy de acuerdo. No es una cuestión de asiduidad sino de calidad.

    En este primer año con el blog he aprendido que en mi caso prefiero "sacrificar" la frecuéncia de publicación en pos de intentar mantener cierta calidad porque de esta manera disfruto más escribiendo y me es más fácil compaginarlo con mi vida off-line. Pero por esta misma razón valoro y mucho la capacidad que tienen algunas personas para ofrecer contenidos de calidad varias veces por semana.

    En cualquier caso, como bien dices lo importante no son las "etiquetas" sino las actitudes y que éstas sean coherentes con lo que pretendemos hacer.

    Me alegra mucho verte por aquí.
    Gracias por tu tiempo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con Verónica, me gusta tu reflexión. Yo tampoco me considero blogger. En mi blog reflejo todo aquello que me interesa ya sea de cine, libros, marketing, eventos a los que asisto o gente maravillosa cómo tu.

    También es cierto, que no es cuestión de asiduidad, sino de calidad. La gente que te siga, lo hará por tus contenidos y tus reflexiones. Porque p.ej. cada semana puedes decirnos que te gustan las manzanas, las peras o los melocotones y eso no nos reportará nada, sin embargo,tus sensaciones, percepciones e impresiones que cuentas una vez al mes si que nos unen.

    Hay que compaginar ambos mundos off y on, pero evidentemente, bajo mi punto de vista el off requiere mucho más tiempo (familia, amigos, incluso gente on que ya es amiga), por eso, hay que mantener la mente fresca.

    La clave está en escribir cuando te apetezca y ser como eres ;)

    Un gran abrazo amigo!

    ResponderEliminar
  8. Hola Silvia

    Coincido plenamente contigo.

    Una de las grandes "virtudes" del blog como medio de expresión personal (a diferencia del profesional) es que nadie salvo nosotros decide sobre que escribimos y cuando lo hacemos.

    Por eso, el hecho de escribir no puede convertirse en una obligación o en un agobio el no hacerlo. Si no encontramos el tiempo "necesario" seguro que es porque tenemos otras cosas más importantes que hacer para nosotros. Es una cuestión de prioridades.

    Un abrazo y mil gracias por dedicarme parte de tu tiempo.

    :D

    ResponderEliminar

Compartir

Bookmark and Share