sábado, 23 de mayo de 2009

Mentalidad emprendedora

Esta semana han coincidido en Barcelona tres eventos relacionados directa o indirectamente con emprender. El lunes arrancaba el bdigital Global Congress, este año dedicado a seguridad, movilidad y salud. El martes por la tarde tenía lugar Iniciador donde Marc Cortés nos explicó como elaborar un social media plan y el miércoles y el jueves han sido los dedicados al Dia del Emprendedor.

Alguien que se presenta como emprendedor nos transmite automáticamente la idea de una persona que en algún momento ha iniciado un proyecto empresarial propio. Pero emprender es un concepto más amplio. Si por emprender entendemos crear y desarrollar una nueva actividad empresarial, podemos incluir también dentro de la definición de emprendedor a aquellas personas que trabajando por cuenta ajena proponen el desarrollo de una nueva actividad en la empresa. No estamos hablando de mejorar los procesos operativos o de gestión de la compañía, esto sería innovar, sino de alguien que propone la creación de una actividad que nadie en la empresa se había planteado realizar hasta ese momento.

Emprendedores internos hay muchos, tanto en empresas grandes como pequeñas, pero son poco conocidos. A diferencia de los emprendedores por cuenta propia, el reconocimiento de su iniciativa emprendedora se circunscribe al ámbito de la propia empresa, es decir, no suele transcender más allá de las fronteras de ésta. En el mejor de los casos el reconocimiento es interno y suele llevar asociado una promoción. Sin embargo, son muy pocas las ocasiones en que el reconocimiento a la labor del emprendedor interno se hace público.

¿Es esto justo? Si tiene éxito, el emprendedor por cuenta propia se convierte en un empresario y la sociedad en general le reconoce su contribución. Existe una asociación directa entre el éxito de la empresa y la figura del emprendedor. Es cierto que el emprendedor por cuenta ajena no se “juega” su propio dinero y no tiene que “salir” a buscar financiación al mercado porque es la propia empresa la que invierte en el proyecto, pero en la mayoría de las ocasiones, y sobre todo si el proyecto es de envergadura, el proceso de gestación del nuevo proyecto es el mismo que por el que pasa cualquier emprendedor (surge una idea que se convierte en un proyecto, se elabora un plan de acción que se presenta al consejo de administración para obtener la financiación y recursos necesarios y si lo aprueban hay que ejecutarlo correctamente).

¿Cómo reconocer a un emprendedor interno? El emprendedor interno se siente motivado por la idea de desarrollar nuevos proyectos, nueva iniciativas. Es por tanto una persona inquieta que suele buscar un cambio profesional en el momento en el que considera que el proyecto actual está consolidado. Las redes sociales de ámbito profesional como LinkedIn, Xing o Viadeo nos permiten saber quien ha hecho qué a lo largo de su carrera ayudándonos a identificar posibles emprendedores internos.

Proponer la puesta en marcha de un social media plan, la apertura de una nueva delegación comercial, la salida al mercado exterior o el desarrollo de nuevas líneas de investigación en una empresa consolidada, ¿no es tener una mentalidad emprendedora?

2 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. De hecho, creo que el mundo no sólo lo cambian los emprendedores empresariales que por definición tenemos empresas "pequeñas". Hay que fomentar al intraemprendedor que está en la multinacional, en una pyme o en la administración pública, quienes tienen mucha capacidad de influencia.

    ResponderEliminar
  2. El problema es que la falta de reconocimiento por parte de la sociedad hace que el emprendedor interno no se sienta importante. Ejemplo: un Iniciador con un emprendedor interno sería igual de interesante ?

    Saludos
    Kim

    ResponderEliminar

Compartir

Bookmark and Share