jueves, 9 de abril de 2009

Facebook con Coca-Cola (light)

Los de la generación de los 80, tan bien identificada por Coca-Cola en un anuncio de hace ya algún tiempo, hemos vivido grandes cambios políticos y tecnológicos. Cambios que nos deberían haber servido para ser una generación con una mentalidad abierta y gran capacidad de adaptación, pero aunque los que estamos poco más allá de los cuarenta (+40) somos de los primeros que empezaron a utilizar Internet, en general la nuestra es una generación escéptica y bastante reacia a aprovechar las oportunidades que nos brindan las nuevas herramientas de la web 2.0. Según Telefónica, tan sólo el 0,9% de los usuarios de entre 35 y 44 años utilizan las redes sociales (como Facebook o MySpace) para comunicarse con familiares y amigos.

Esperanza, inquietud y desesperación son tres sensaciones que he experimentado esta misma semana por la actitud de algunos miembros de mi generación.

El lunes STIC.CAT me invitó a participar en una recepción con Ernest Benach el president del Parlament de Catalunya con quien tuvimos el placer de conversar sobre la iniciativa Parlament 2.0 y otros temas relacionados con redes sociales y la web 2.0. De lo que se comentó, me quedo con un par de frases del president. “No sirven de nada herramientas 2.0 si los políticos hacen política 1.0". Que el Parlament de Catalunya se convierta en un referente mundial no es una cuestión ni de herramientas ni de tecnología si no de personas. “De momento son pocos los parlamentarios que utilizan las herramientas 2.0”. He de reconocer que tengo esperanza en que la actitud de los parlamentarios catalanes, la mayoría de los cuales pertenecen a la generación de los 80, esté a la altura de las circunstancias.

El martes leía un post titulado “Si eres un profesional del Marketing mayor de 40 años, despiértate y entiende la importancia de Twitter”. El post evidencia que todavía existen bastantes profesionales del marketing y la comunicación de nuestra generación que se resisten a incorporar las nuevas tecnologías sociales en su actividad, que cuestionan la importancia cada vez mayor de los social media y que prefieren aferrarse desesperadamente a los conocimientos y técnicas tradicionales argumentando que es lo que les ha funcionado hasta la fecha. Que parte de los profesionales del propio sector tengan esta actitud, me genera inquietud.

Ayer miércoles, Ángeles González-Sinde tomaba posesión como nueva Ministra de Cultura. Nacida en 1965 (y por tanto +40) la Sra. González-Sinde ha destacado por ser una de las más acérrimas defensoras de aplicar políticas restrictivs en el uso de las redes P2P, a las que en un alarde de miopía culpa de todos los problemas del cine español. Afirmaciones como “Seamos honestos ¿para qué necesitamos todos una línea de ADSL de no sé cuantos gigas? ¿Para mandar e-mails?" evidencian la falta de voluntad de la exPresidenta de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España (AACCE) para entender que lo que necesitan las industrias de contenidos son nuevos modelos de negocio que se adapten a la realidad (Copyleft en vez de Copyright) y que como afirma Trina Milán “compartir contenidos es el gran valor de la red”. Que la persona responsable de velar por el desarrollo de la cultura de un país tenga una postura tan radical y extremista hacia una parte de la sociedad (los usuarios de Internet) que también genera cultura, me produce desesperación.

Como en todos los colectivos afortunadamente entre los +40 también hay excepciones. No sé si llegará el día en que las excepciones nos convirtamos en la regla general pero en cualquier caso los porcentajes sobre el uso y la utilidad que hacen de las herramientas 2.0 los que vienen tras nosotros demuestran que la manera de vivir, de aprender y de trabajar (compartiendo experiencias y conocimiento a través de la red) ha empezado a cambiar y no va a parar. De nosotros depende que tengamos la voluntad de adaptarnos o no.

Después de reflexionar sobre algunas actitudes de mis congéneres, lo mejor que puedo hacer es abrir un Coca-Cola, (light que el colesterol aprieta) mientras me conecto al Facebook y me entero que van a hacer en Semana Santa los poco amigos +40 que utilizan la red social para comunicarse.

2 comentarios:

  1. Kim,
    gracias por referenciar mi post sobre la red y los contenidos. Creo firmemente que acciones como la del lunes organizada por STIC.CAT, y apoyos a todos los políticos, emprendedores, profesores, y sociedad en general, que quieran abrir nuevas vias de desarrollo, son obligados por parte de los pocos de +40 que nos creemos el 2.0; si no lo hacemos nosotros, no nos podremos quejar luego de que nos faltan posibilidades..no crees?..un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Sin duda alguna Trina,
    Los +40 que creemos en el 2.0 tal vez seamos pocos pero muy activos, además de convencidos "evangelizadores".

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Compartir

Bookmark and Share