viernes, 3 de abril de 2009

El porqué de un blog

Cuando le comenté a un conocido que desde hace unos meses tengo un blog donde publico mis opiniones sobre temas varios (los del título), me lanzó una batería de preguntas que sinceramente me sorprendieron por no esperadas. “¿Lo haces para ganarte un dinero extra?, ¿lo lee mucha gente?, ¿para qué sirven los blogs? ¿porqué dedicas tiempo a escribir cosas que no sabes ni siquiera si alguien lo lee?”. Lo inesperado de la situación me llevó a reflexionar posteriormente sobre las razones que pueden llevar a alguien a convertirse en un blogger, o como en mi caso en un “aspirante”.

Después de pensarlo durante algún tiempo, llegué a la conclusión que se podía agrupar a los bloggers en tres categorías. Un primer grupo donde estarían los profesionales, aquellos que aspiran a ganar dinero con el blog, ya sea a través de publicidad, de patrocinios o a cambio de escribir un post para una marca o producto concreto. Otro grupo sería el formado por los que podríamos denominar como prestigiosos, donde encontraríamos a quienes desean obtener un elevado grado de reconocimiento (prestigio) en la sociedad virtual y se preocupan por conocer el número de seguidores que tienen y por su posición en Technorati. Finalmente estarían los idealistas, es decir, los que escriben un blog sin tener ningún objetivo concreto más allá del simple hecho de compartir opiniones y experiencias y aprender con los comentarios de sus lectores.

Personalmente creo que la gran mayoría de los que se deciden a empezar con el blog lo hacen con vocación de idealista, pero si, llegado el caso, tienen “éxito” (el número de seguidores que comentan y difunden sus contenidos asciende hasta llegar a ser importante) es posible que el idealista se cuestione su "evolución" a prestigioso o incluso porqué no, a profesional. En cualquier caso, la decisión de hacerlo o no es algo personal e igual de respetable como lo es la de aquellos que pudiendo prefieren no hacerlo.

Uno de los principales valores de los bloggers idealistas es que nos brindan la oportunidad de conocer la opinión de un “igual”, de alguien que tan solo desea poner en común sus opiniones y sus reflexiones y compartirlas con quienes se interesan por los mismos temas. Los idealistas, son muy respetados por sus seguidores porque generan confianza, mientras que los prestigiosos y los profesionales tienen intereses personales que son tan lícitos y respetables como los de cualquier otro pero que sin duda alguna influyen en sus opiniones. Ahora bien, al igual que en el mundo real estamos acostumbrados a que un personaje famoso nos recomiende, con mayor o menor fortuna, que nos hagamos socios de una mutua aseguradora y nadie se escandaliza, tampoco nadie debería rasgarse las vestiduras porque existan bloggers que cobren dinero por recomendar productos o marcas. La blogosfera es muy grande y todo el mundo tiene cabida entre otras cosas porque afortunadamente los usuarios de Internet tienen disparidad de intereses, diferencias de criterios y una gran diversidad de juicios de valor. Cada uno es libre de escoger que blogs quiere seguir y cuáles no.

La respuesta instintiva sobre el porqué de un blog que le di al conocido al que hacía mención al inicio del post fue que lo hacía por el simple placer de compartir y de aprender. Escribir un post para un blog personal, simple y llanamente por el placer de hacerlo es para mí una de las razones que da valor y sentido a esta manera de comunicarse.

2 comentarios:

  1. Hola, Kim,
    estoy de acuerdo en la categorización que haces, lo que pasa es que intuyo que el 99% de los bloggers entramos en la categoría de idealistas, con lo cual, como segmentación, no resulta muy útil.
    Respecto a lo de si los bloggers pueden o no recomendar productos a cambio de dinero, estoy de acuerdo en que debe ser visto como algo natural y no demonizarlo, pero ojo, cuando el tenista de turno recomienda una compañía de seguros, lo hace en un contexto concreto donde todo el mundo es consciente de que es publicidad y lo hace a cambio de dinero.
    Para la publicidad, hay leyes que hay que cumplir, e incluso hay códigos deontológicos que son voluntarios pero elevan el listón, como por ejemplo los de Autocontrol.
    Según la LSSI, por ejemplo, si envías un SMS publicitario debe contener la palabra "publi".
    Que alguien que se dedica a la tecnología escriba en un blog que ha probado el cacharro XX, y que le parece mucho mejor que el de la competencia me parece perfecto, pero si ha recibido dinero de XX por decirlo, esto es publicidad, y automáticamente queda regulado por la LSSI que, entre otras cosas, le obliga a decir que es publicidad.

    ResponderEliminar
  2. Hola Pau,

    Afortunadamente una amplia mayoría de bloggers son idealistas. Si llega el día en que esto deja de ser así los blogs habrán perdido gran parte (si no toda) de su esencia.

    Completamente de acuerdo en que quien haga publicidad debe decirlo y si no lo hace atenerse a las consecuencias tanto legales como de descrédito en la blogosfera,donde más bien más temprano que tarde todo se sabe.

    Saludos

    ResponderEliminar

Compartir

Bookmark and Share