sábado, 28 de marzo de 2009

Mi identidad digital

La semana pasada estuve cenando con algunas de las personas con las que había estudiado hace veinticinco años lo que entonces se conocía como BUP. Todo surgió a raíz de una foto que encontré en un cajón y que se me ocurrió colgar en Facebook para que mis amigos pudieran ver qué aspecto tenía yo con quince añitos. Algo gracioso y divertido que mucha gente suele hacer y que de una manera espontánea hizo posible que nos pusiéramos en contacto algunos de los que estábamos en la mencionada foto. Como suele pasar en estos casos, el siguiente paso fue organizar una cena para recordar viejos tiempos.

Después de ponernos al día sobre lo que nos había acontecido desde que acabamos los estudios (veinticinco años dan para mucho) surgió inevitablemente el tema Facebook, la herramienta gracias a la cual nos habíamos reencontrado. Teniendo en cuenta que todos estamos un poquito más allá de los cuarenta y por tanto lejos de poder ser considerados nativos digitales, una de las preguntas que surgieron era obvia: “y tú, ¿para qué utilizas el Facebook?

Las respuestas fueron diversas y tenían mucho que ver con los diferentes caminos por los que habíamos llegado a Facebook cada uno de nosotros. A la gran mayoría nos había invitado alguien más joven, y después de una primera fase en la que buscamos a la gente con la que nos relacionamos en la actualidad, empezamos nuestra particular búsqueda del pasado con un resultado cuanto menos sorprendente para alguno de los comensales.

He de decir que conozco a gente que sin ningún tipo de reparo afirman que utilizan Facebook para “ligar”, mientras que otros lo usan para informar sobre lo que hacen y algunos simplemente quieren compartir información y aficiones con sus amigos.

Yo personalmente utilizo Facebook, Twitter, LinkedIn y obviamente el Blog. La mayor utilidad que le encuentro a Facebook es que me sirve tanto para mantener el contacto con quienes forman parte de mi pasado más reciente como para reencontrarme con aquellas personas con las que compartí mis tiempos mozos. En principio, en Facebook solo acepto como amigos a quienes tengo la suficiente confianza como para salir una noche a cenar y a tomar unas copas. Twitter por su parte me permite contactar con gente que tiene inquietudes similares a las mías, gente que en la mayoría de los casos no conozco a nivel personal. En Twitter, soy seguidor de aquellos que ya sea por sus comentarios o por la información que comparten me ayudan a estar al día en temas de mi interés. El Blog, como dice el título del mismo, me sirve para reflexionar y compartir mis opiniones con los que quieran hacerlo conmigo, mientras que LinkedIn es mi red de contactos profesionales, personas con las que en algún momento he tenido una relación profesional o con las que podría tenerla en un futuro.

Vaya por delante mi mayor respeto y comprensión al uso que cada uno le pueda dar a las diferentes herramientas, siempre y cuando no sea ilegal o malicioso, pero creo que en algún momento es necesario reflexionar sobre el porqué las utilizamos y sobre todo para qué lo hacemos ya que al hacerlo estamos, consciente o inconscientemente, contribuyendo a formar nuestra propia identidad digital.

Al igual que en la vida real uno no se comporta de la misma manera en el trabajo, con los amigos o con la familia, en el mundo virtual no tenemos porque mostrarnos siempre de la misma manera. Los lugares donde decidimos estar y la cantidad de contactos, amigos y/o seguidores que tenemos puede decir mucho de nosotros pero que lo haga de una manera u otra no dependerá tanto del número en sí como del uso que hagamos de cada una de las herramientas que libremente hemos decidido utilizar.

En mi caso, no todos los amigos que tengo en Facebook son contactos en LinkedIn y de éstos, muy pocos somos seguidores el uno del otro en Twitter. Esto es así porque para mí, Facebook es la herramienta que me conecta con el pasado reciente y lejano, Twitter y el Blog son las herramientas que forman parte activa de mi presente más actual y LinkedIn es la herramienta donde puedo encontrar mi futuro.

Y en tu caso, ¿qué herramientas 2.0 utilizas y para qué?

2 comentarios:

  1. Yo, de momento, voy cubierto con LinkedIn (contactos profesionales) y Facebook (catalizador de encuentros de viejos amigos y ... ¿de oportunidades de negocio?)

    ResponderEliminar
  2. @xhoms
    Interesante el uso de Facebook como herramienta para encontrar oportunidades de negocio. Si encuentras alguna buena oportunidad, ¡¡¡avísame !!!!

    ResponderEliminar

Compartir

Bookmark and Share