viernes, 27 de febrero de 2009

De rebajas por la red

Hace ya unos días leía una noticia en la que se explicaba que entre julio y septiembre de 2008 las ventas a través de Internet habían disminuido un 6% respecto al segundo trimestre del año, siendo ésta la primera vez en toda la historia del comercio electrónico en España que se registraba una tendencia a la baja entre trimestres.

Con lo que nos estaba cayendo encima por aquellas fechas y con lo que se preveía que iba a caer (y desgraciadamente cayó) el consumo doméstico ya se había empezado a ralentizar y por tanto no es de extrañar que también lo hicieran las ventas on-line. Sobre todo si tenemos en cuenta que la mayoría están relacionadas con el sector turístico.

Pocos días después que apareciera esta noticia me fui de viaje con un grupo de personas pertenecientes a dicho sector que me ratificaron lo que yo ya sabía, que las ventas off-line habían caído bastante más de un 6%. Al salir a colación el tema de las ventas por Internet, una de las personas que venía con nosotros hizo un comentario que me llamó la atención. En su opinión este año el “negocio” en la red lo harán los outlets. He de reconocer que hasta ese momento mi desconocimiento sobre la existencia de este tipo de empresas en Internet era total. Al preguntar sobre la cuestión a nuestra compañera de viaje me dijo que al regresar me enviaría unas invitaciones para que me apuntara y viera de qué iba la cosa, ya que me advirtió que para acceder a formar parte de algunas comunidades de usuarios es imprescindible que te inviten. Al llegar a casa la sorpresa fue que me encontré con siete invitaciones. La verdad, no me imaginaba que hubiera tantos outlets en Internet.

El modelo de funcionamiento es sencillo de explicar aunque no tan fácil de llevar a la práctica. Los outlets que podríamos denominar virtuales se dedican a vender los excedentes de ropa y complementos de varios fabricantes que no han tenido salida en las tiendas. Es decir que ofrecen la posibilidad de ir a la última moda a precios muchas veces inferiores a los de las rebajas. La principal diferencia con sus homólogos físicos (las tiendas) radica en el concepto de club privado que le han sabido añadir los promotores de la idea buscando crear un vínculo de pertenencia en el usuario que una vez registrado ya se convierte en potencial cliente.

Como el tema había despertado mi curiosidad, busqué información (en Internet, donde sino) y encontré varias noticias recientes sobre Privalia y BuyVip, dos de las webs a las que me habían invitado. Las noticias destacaban la buena marcha de ambas compañías en 2008. Al cierre del ejercicio Privalia había facturado 22M de euros (un 10% sobre las previsiones y cinco veces más que en 2007), vendido 420.000 artículos y superado el millón de usuarios y los 200.000 compradores únicos. Por su parte BuyVip obtuvo unos ingresos de 28M de euros (un 460% más que en 2007) con una comunidad de más de 3,5 millones de socios. Otro aspecto todavía más relevante es que en un año marcado por una crisis financiera sin precedentes, ambas compañías consiguieron completar rondas de financiación con empresas de capital riesgo. BuyVip cerró una ronda de más de 10 millones de euros suscrita por Bertelsmann, 3i y Molins Capital Inversión, mientras que Privalia consiguió cerrar su tercera ronda de financiación con una aportación de 4 millones de euros suscrita por el fondo Nauta Capital y por el grupo Cabiedes, que ya participaba en la empresa.
Si en épocas de bonanza económica las ofertas de empresas como Privalia y BuyVip pueden ser muy atractivas para un determinado tipo de consumidor, en épocas de crisis como la actual el target de potenciales interesados se amplía mucho más.

De todo lo anterior, podemos sacar tres conclusiones muy positivas. La primera es que en un contexto de crisis económica generalizada como la actual sigue siendo posible encontrar oportunidades para hacer crecer el negocio. La segunda es la existencia en Internet de consolidados proyectos empresariales con grandes perspectivas de crecimiento. La tercera es la decidida apuesta que el capital riesgo sigue haciendo por este tipo de empresas cuyo modelo de negocio se basa en la interacción con el cliente a través de la red.

En mi caso, ya que mi economía no me permite invertir en estos outlets virtuales, me contentaré con poderme ir de rebajas por la red gracias a mi amiga.

1 comentario:

  1. Kim,
    sóc usuaria d'aquests webs outlets i haig de dir que són una troballa, els productes són de total qualitat, els preus són baixos pel tipus de marca i el servei és impecable, han trobat un nínxol de producció molt interessant...
    salut

    ResponderEliminar

Compartir

Bookmark and Share