sábado, 17 de enero de 2009

Toca reinventarse

En marzo de 2008 quedé a comer con un amigo con el que no nos veíamos desde hacía varios años. Después de comentar las historias del pasado y lo que habíamos estado haciendo desde la última vez que quedamos, era inevitable que empezáramos a hablar de la situación económica y del mercado laboral. La verdad es que yo no tenía una gran ilusión por el trabajo que realizaba en ese momento. El trabajo en sí estaba muy en línea con lo que había estado haciendo durante toda mi vida profesional, era de gran importancia para la empresa y yo ocupaba un cargo de responsabilidad, pero no me sentía motivado. La reacción de mi amigo me sorprendió, yo esperaba las típicas respuestas como “ahora no es el mejor momento de hacerte ningún planteamiento”, “intenta ver lo positivo “o “te entiendo, pero piénsatelo mucho antes de hacer nada”, pero en vez de eso lo que me dijo fue “Kim, te has de reinventar a ti mismo” y empezó a argumentar el porqué de dicha afirmación. No le faltaba razón en nada de lo que decía y empecé a pensar si debía hacerle caso o no, pero el tener un buen trabajo en una destacada multinacional del sector tecnológico y que además estaba bien remunerado, suele hacer muy difícil tomar otra decisión diferente a la de vamos a seguir como estamos que ya llegarán tiempos mejores. Lo que a veces no tenemos en cuenta es que las circunstancias pueden hacer que nuestra situación cambie. Lo normal entonces será que intentemos solventarlo como siempre lo hemos hecho, con los planteamientos y expectativas de siempre, aunque tal vez ésta nueva situación sea precisamente la que nos sirva como motivo para iniciar un cambio. Cambiar no quiere decir obligatoriamente dejar de hacer todo lo que se hacía para lanzarse a la aventura de lo desconocido, eso se puede hacer cuando se es joven y se tienen pocas obligaciones, pero cuando uno ya empieza a tener una edad y ciertas responsabilidades que no se pueden eludir, un cambio radical no toca, lo que toca, como me decía mi amigo, es reinventarse.

Si hiciéramos caso a lo que nos dicen los llamados “expertos” (políticos, analistas financieros, empresarios de renombre), no parece que éste sea el mejor momento para reinventarse, aunque yo prefiero “apuntarme” a lo que opinaba Ángel Guirao, consejero de Shackleton, esta semana en Expansión, “Todos somos conscientes de que este año es el de la crisis y, puesto que ya lo sabemos, deberíamos de evitar insistir más en ello. Nada resulta menos alentador que el pesimismo a la hora de enfrentarse a los problemas y resolverlos. Contemplemos la situación que nos toca vivir como una oportunidad”.

Reinventarse quiere decir afrontar la vida (personal, profesional o ambas, depende de cada uno) de manera diferente a la que lo habíamos hecho hasta ese momento. Reinventarse es seguir haciendo muchas de las cosas que ya hacíamos pero con mayor ilusión, con más ganas, y empezar a hacer cosas nuevas, cosas que antes no hacíamos porque no nos habíamos ni siquiera planteado o porque no encontrábamos el momento adecuado para empezarlas. Reinventarse es cambiar nuestras expectativas y afrontar la vida con más alegría. Si el título de este blog es kim ruiz versión 2 es porque estoy convencido que me toca reinventarme y el blog me puede ayudar en ello.

Un blog es una de esas cosas que siempre había querido hacer pero nunca me había atrevido porque soy consciente que no tengo un buen dominio del lenguaje y porque tampoco estaba seguro de si sería capaz de mantener la constancia necesaria. Si ahora me he decidido es porque ya no creo que se requiera ser constante sino tener ilusión por aprender y mejorar (el dominio del lenguaje por ejemplo). El blog es una excelente manera de compartir tus ideas y reflexiones con aquellos que se decidan a hacerlo contigo, por eso es una de esas actividades nuevas que forman parte de la versión 2 de kim ruiz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Compartir

Bookmark and Share